Blog
(1 Voto)

William Slim, el general que triunfó en Birmania

Hay escenarios que han quedado olvidados en la Segunda Guerra Mundial. Las batallas en Europa copaban las portadas de los periódicos y lugares como Birmania permanecían olvidados, como si se tratasen de sangrientos embrollos lejanos. Precisamente en la lucha contra el Imperio de Japón, un general británico destacó: se trata nada más y nada menos que William Slim. Este líder militar llevó a cabo una brillante campaña al frente del 14º Ejército, derrotando contundentemente a las fuerzas japonesas en Birmania.

William Slim nació un 6 de agosto de 1891 cerca de la ciudad británica de Bristol. Desde una edad temprana, Slim se sentía atraido por la vida militar, sin embargo, sus orígenes humildes frustraron inicialmente sus aspiraciones de llegar a ser oficial. A pesar de las trabas que obstaculizaban los anhelos de Slim, en 1912 logró ingresar en el programa de formación para oficiales de la Universidad de Birmingham. En 1914, con el inicio de la Primera Guerra Mundial, fue nombrado teniente segundo en el Regimiento Real de Warwickshire.

Posteriormente entró en combate, luchando en la desastrosa batalla de Gallípoli. Allí, en tierras turcas, la lucha fue feroz entre los otomanos y las tropas del Cuerpo Expedicionario del ANZAC. Gallípoli se saldó con la retirada de los hombres del ANZAC y la consiguiente victoria de los turcos. Precisamente Slim resultó herido en Gallípoli. Ya recuperado de sus heridas fue enviado a Francia y a continuación a Mesopotamia. En 1917 ganó la Cruz Militar en Bagdad y en 1919 fue destinado al ejército de la India con el rango de capitán.

En el periodo de entreguerras, a partir de 1926, sirvió como oficial de estado mayor y se dedicó a escribir cuentos. Con el comienzo de la Segunda Guerra Mundial alcanzó el rango de brigadier, comandando tropas en lugares como Siria, Persia e Irak. 1942 fue un año clave en su carrera. La entrada de Japón en la guerra provocó que el Imperio del Sol Naciente iniciase una gran expansión militar. La guerra llegó a Birmania y en marzo de 1942 Slim se encontraba al mando de un cuerpo de ejército en Birmania. Tras la caída de Rangún, los británicos llevaron a cabo un desastroso repliegue a través de selvas y montañas. Con Birmania en poder de los japoneses, los británicos formaron un nuevo ejército a finales de 1943. Este ejército, el 14º, era una fuerza de combate con la moral restañada y competentemente dirigido por el general William Slim.

Las derrotas que los nipones habían inflingido a los soldados británicos e indios afectaron a su moral, sin embargo, Slim se encargó de que sus tropas recobrasen el orgullo. Slim era un general que irradiaba confianza, de carácter fuerte, aunque con sentido del humor. Sus tropas le profesaban una gran admiración y sabían que bajo su mando tenían más posibilidades de sobrevivir.

Tras conseguir el material necesario y los suministros aéreos para su ejército, Slim logró vencer a los japoneses en la segunda batalla de Arakán y en lugares como Kohima e Imphal en 1944. Con los japoneses derrotados a las puertas de la India, el 14º ejército se lanzó a la reconquista de Birmania. Slim, al frente del 14º ejército, venció a las tropas niponas en la batalla de Meiktila/Mandalay y los persiguió hasta entrar en Rangún en julio de 1945. Llegado agosto de 1945 fue nombrado comandante de todas las fuerzas terrestres aliadas en el sudeste asiático. En 1948 ocupó el cargo de jefe del Estado Mayor Imperial, alcanzando en 1949 el rango de mariscal de campo y en 1953 fue designado Gobernador de Australia. Terminó falleciendo en Londres en 1970 a la edad de 79 años.

 

 

Visto 168 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.