Blog

En los oídos de los soldados alemanes resuena el lamento estridente de las sirenas. Los oficiales se desgañitan mientras apremian a la tropa. Se escucha el repiqueteo machacón de las botas de los soldados mientras acuden a sus puestos de combate. Los ametralladores tienen el dedo pegado al gatillo de sus MG. Los infantes teutones escudriñan el horizonte. Un sinfín de puntos grises se perfilan entre las aguas azuladas del Canal de la Mancha. ¡Es la invasión!

Publicado en blog