Blog

Descifrar los códigos enemigos siempre ha sido una obsesión de la Inteligencia Militar. Conocer los movimientos de tu adversario siempre te aporta una importante ventaja. Precisamente, en la Segunda Guerra Mundial, en el frente del Pacífico, los descifradores de códigos estadounidenses, lograron descifrar la clave “púrpura” de sus oponentes japoneses. En 1943, un importante cerebro de la Armada Imperial iba a caer víctima de una clave descifrada.

Publicado en blog

A medida que transcurría el año 1945, los estadounidenses se acercaban más a Japón. La apacible isla de Okinawa era el último obstáculo que debían salvar los norteamericanos antes de desembarcar en las islas principales de Japón. Cuanto más se acercaban a Japón, más encarnizada era la resistencia de los soldados nipones. Tarawa, Saipán, Peleliu e Iwo Jima eran nombres grabados a fuego en las mentes de los marines por la fiereza de los combates.

Publicado en blog