Blog

Una de las prisiones más duras para los aliados fue el castillo de Colditz. Ubicado sobre una colina, a orillas del río Mulde, en tierras alemanas, sus sólidos y altos muros, hicieron de Colditz un lugar del que escapar rozaba lo imposible. A pesar de ello, hubo audaces prisioneros que lograron fugarse.

Publicado en blog