Blog

La derrota militar de Francia en 1940 dejó sola a Gran Bretaña. Tal era el poderío militar alemán en Europa que los británicos, por sí solos, no podían derrotar al Tercer Reich en el viejo continente. Así pues, para desafiar a las poderosas fuerzas alemanas se llevaron a cabo campañas de ataques aéreos, incursiones con comandos y se creó la SOE (Special Operations Executive).

Publicado en blog

Uno de los primeros éxitos de la guerra relámpago alemana fue la conquista de Noruega. Con la ocupación de dicho país, la fábrica de agua pesada de la compañía Norsk Hydro, en el valle del Telemark, quedaba en manos alemanas. El agua pesada era un elemento esencial si la Alemania nazi quería conseguir su propia bomba atómica. Así pues, los aliados se pusieron manos a la obra para sabotear el programa nuclear de Hitler.

Publicado en blog