Blog
(5 votos)

India, una retaguardia incómoda para Gran Bretaña

Durante la Segunda Guerra Mundial, India no fue una retaguardia precisamente tranquila para los británicos. Las tropas japonesas permanecían al acecho en la vecina Birmania, Gandhi reclamaba la independencia de la India, se producían disturbios, sabotajes y en Bengala llegó a desencadenarse una terrible hambruna. Para colmo de males, se había creado el Ejército Nacional Indio, una fuerza de combate con prisioneros indios que se habían enrolado para luchar junto a los japoneses.

Ya con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, Gandhi había intentado sacar provecho de la situación para acelerar la independencia de la India. Si bien es cierto que Gandhi buscaba la independencia del país por métodos pacíficos.


Mientras tanto, Gandhi era visto desde Gran Bretaña con recelo. El propio Gandhi llegó a proponer a los británicos que se rindiesen al Tercer Reich. Afirmaba que debían dejar que los alemanes conquistasen Gran Bretaña, que podían ocupar las casas de los británicos, pero que jamás podrían poseer sus almas y mentes. En vista de tales palabras, Churchill no tenía ninguna gana de entablar negociaciones con Gandhi.


Ahora bien, para Churchill y los británicos, perder la India podía resultar una catástrofe absoluta. De ahí que enviasen una misión diplomática al país para garantizarse la colaboración de la India en la lucha contra el Eje. Sir Stafford Cripps, como miembro del gobierno británico, fue enviado para hacerse cargo de las negociaciones con los líderes indios. Sin embargo, la misión de Cripps estaba condenada al fracaso y solo respondía ante las intenciones británicas de lavar su imagen de cara a los Estados Unidos.


Las propuestas de un futuro autogobierno formuladas por Cripps no convencieron a los líderes políticos de la India. Gandhi incluso llegó a referirse a una posible independencia de la India tras la guerra como “un cheque posdatado”. Así pues, las negociaciones fracasaron.


De hecho, el propio Churchill no tenía ninguna gana de conceder la independencia a los indios. El primer ministro llegó a afirmar que él “no se había convertido en primer ministro del rey para contemplar la liquidación del Imperio británico.”


Cuando en 1942 Gandhi dijo “Quit India!”, sus palabras causaron un gran revuelo en Gran Bretaña. Razonaba Gandhi que, si los británicos abandonaban India, los japoneses dejarían de mostrar interés en el país. El propio Gandhi y sus compañeros del Partido del Congreso terminarían siendo arrestados.


Mientras tanto, en Bengala, las tropas británicas mostraban un comportamiento deplorable con la población civil. A diferencia del significado que tenía en Europa, la esvástica sánscrita era símbolo de salud. Pues bien, en Bengala los británicos acusaron a los civiles de ser agentes al servicio de los alemanes y se encargaron de destrozar los comercios con esvásticas sánscritas.


Las reacciones a la detención de Gandhi y los miembros del Partido del Congreso fueron muy diversas. Hubo sabotajes en la línea de ferrocarril que conectaba Delhi con Birmania, ataques a las comisarías y a los edificios gubernamentales, huelgas y robos. La lucha por la independencia desde luego no se estaba llevando por el camino de la no violencia que proponía Gandhi.


La situación obligó a los británicos a retirar tropas del frente para reprimir las insurrecciones populares. También el propio Gandhi inició una lucha a su manera, mediante una huelga de hambre de 21 días que le dejó en un grave estado de desnutrición. Hasta 66.000 personas fueron arrestadas, mientras que 2.500 fueron ejecutadas. La represión británica fue feroz, pues en lugares como Patna recurrieron a la Royal Air Force para aplacar los levantamientos de la población.


Por su parte, los británicos continuaron respondiendo con brutalidad, utilizando al ejército para disparar contra la población, actuando como si estuvieran en las épocas coloniales del siglo XIX. De hecho, el virrey Linlightow escribió al primer ministro Churchill que estaba afrontando la rebelión más grave desde el motín de 1857.

Visto 983 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.