Blog
David

David

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Domingo, 13 Octubre 2019 13:11

La épica defensa de Kohima

En 1944 la guerra se había tornado terriblemente adversa para Japón. Los nipones sabían de las intenciones aliadas de reconquistar Birmania, por lo que, para impedirlo, planearon avanzar hasta el otro lado del valle de Imphal. De ese modo, podría establecer unas fuertes defensas que les permitiesen proteger Birmania.

En la Segunda Guerra Mundial, entre las fuerzas especiales alemanas más destacada se encontraba la División Brandeburgo, también conocida como T-Truppen.

Los italianos, enzarzados en una dura lucha con los británicos en el norte de África, sabían que, para poder lograr la victoria, el dominio del Meditarráneo era imprescindible. Por ello, planearon una audaz operación para infligir importantes daños a la Royal Navy en el puerto de Alejandría.

Entre las unidades especiales que combatieron en la Segunda Guerra Mundial cabe destacar a los “Diablos negros” o Primera Fuerza de Servicios Especiales. Se trataba de una unidad de combate creada al estilo de los comandos, pero con capacidad para luchar en zonas montañosas.

Lunes, 16 Septiembre 2019 19:49

Los rangers en la Segunda Guerra Mundial

Poco después de la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, lord Mountbatten propuso al general Marshall la creación de una unidad especial al estilo de los ya famosos comandos británicos.

La historia de la Alemania nazi es una cuestión que suscita al mismo tiempo fascinación y horror. Precisamente, concitando ambas sensaciones, ha llegado a las librerías “Eso no estaba en mi libro del Tercer Reich”, escrito por el historiador Jesús Hernández.

Corría el año 1918 y la Primera Guerra Mundial entraba en su etapa final. En el frente de Palestina, el ejército del general Allenby se preparaba para dar el golpe de gracia a las fuerzas otomanas.

Una de las unidades más peculiares de la guerra del Pacífico fueron los Alamo Scouts. Creada en el verano de 1943, mientras estadounidenses y australianos combatían a los japoneses en la isla de Nueva Bretaña, se desempeñaron con gran eficacia como exploradores.

A medida que transcurría el año 1945, los estadounidenses se acercaban más a Japón. La apacible isla de Okinawa era el último obstáculo que debían salvar los norteamericanos antes de desembarcar en las islas principales de Japón. Cuanto más se acercaban a Japón, más encarnizada era la resistencia de los soldados nipones. Tarawa, Saipán, Peleliu e Iwo Jima eran nombres grabados a fuego en las mentes de los marines por la fiereza de los combates.

Tras el ataque a Pearl Harbor, Japón cosechó importantes triunfos militares, logrando una gran expansión por Asia y el Pacífico. Tratando de socavar el poderío colonial británico, el oficial japonés Iwaichi Fujiwara estableció contactos con los nacionalistas indios.