Blog
(12 votos)

Tamara Villalba nos desvela el decisivo papel de las mujeres del WAC en la victoria aliada

Hoy tenemos con nosotros a la jurista y recreadora histórica Tamara Villalba, a quien podemos encontrar en diversos eventos encarnando a una mujer del WAC de la Segunda Guerra Mundial. Desde que la conocí, siempre mostró una gran pasión por el papel que desempeñaron las mujeres del WAC (Women's Army Corps). Sin duda, el esfuerzo de estas mujeres fue clave para que el ejército de Estados Unidos pudiese gestionar y organizar plenamente su inmensa capacidad logística. Y es que, no todas las batallas se libraban en playas, colinas o ciudades en ruinas. El soporte logístico y técnico eran esenciales y, ahí, el ejército estadounidense siempre podía contar con el inestimable respaldo de las mujeres del WAC. Por ello, de la mano de Tamara, os invito a adentraros en la historia de unas mujeres cuya labor tuvo un gran peso en la victoria aliada.

1-Háblanos de las WAC. ¿Cómo surge este cuerpo y por qué su trabajo fue tan importante para el ejército de los Estados Unidos?

El WAAC (Women Army Auxiliary Corps) se fundó el 14 de mayo de 1942, tras la propuesta de Ley que presentó la senadora Edith Nourse Rogers de fundar un cuerpo militar femenino separado del Army Nurse Corps.

Su papel fue esencial en la victoria porque ellas se encargaron de coordinar la logística necesaria para que los soldados en el frente lucharan con todo lo necesario y con garantías de éxito. El WAC contaba con 239 oficios diferentes. Estos oficios iban desde farmacéuticas a mecánicas de aviones, de meteorólogas a cartógrafas… de ahí su importancia para el ejército y lo necesarias que fueron. Para poner a cada soldado combatiente en el frente son necesarios 10 empleados de logística, de ahí el valor fundamental de movilizar a las mujeres para liberar de ese tipo de empleo a los hombres en edad de combatir.

2-¿Qué era lo que impulsaba a una mujer de los años 40 a enrolarse en las WAAC? ¿Cuál solía ser el perfil de estas mujeres?

Tal como dijo Oveta Culp Hobby, la primera Directora del WAAC “las mujeres tienen que preguntarse ¿qué puedo hacer? y ¿cómo puedo ayudar? Pueden ayudar cumpliendo sus labores en su entorno, otras trabajando en la industria de la guerra pero para aquellas que quieran alistarse, su sitio es el WAAC”

Pearl Harbor no fue solo un durísimo golpe militarmente hablando, lo fue también para la moral estadounidense. Existía un miedo real a la invasión y la respuesta fue masiva. Así que la simple y pura necesidad de servir a su patria como cualquier ciudadano que ve peligrar la integridad de su Nación y sus valores fue motivación más que suficiente.

Respecto a su perfil, es importante reseñar que muchas de estas mujeres buscaban un equilibrio entre sus nuevos roles como soldados pero preocupadas por que no se viera alterada su feminidad. Demostraron que estaban capacitadas para desempeñar papeles que hasta la época se habían reservado solo para hombres, pero sin descuidar su lado femenino.

Para facilitar esta visión, el ejército lanzó campañas para que la sociedad comprendiera que formar parte del WAAC no amenazaba los valores tradicionales, al contrario, que su labor era necesaria para que sus maridos, hijos, hermanos y demás regresasen pronto a casa.

3-Desafortunadamente, no siempre se reconocía su trabajo y sufrieron desigualdades. Háblanos un poco de estas

Al comenzar la guerra en Europa, el Estado Mayor norteamericano sabía que tarde o temprano se vería involucrado y necesitaría miles de efectivos. Por esta razón comenzó a estudiar el papel de las mujeres en anteriores conflictos y cómo los países ya participantes en la SGM estaban integrando el activo femenino. Pero no deseaba asumir mujeres como parte del ejército, sino como personal laboral adicional.

Las primeras WAAC enviadas fuera del país fueron destinadas a África y se comenzó a plantear que fueran tratadas como personal militar. No tenían pagos por estar en el extranjero y tampoco tenían derecho a tener seguro de vida que compensaba a las familias si fallecían en acto de servicio.

También en algunos puestos de reclutamiento el personal masculino era bastante insensible y poco alentadores a que las mujeres formaran parte del ejército, haciendo que muchas de las mujeres que acudían en busca de información desistieran en su idea de alistarse.

Por otro lado, la mentalidad de la época no les ponía las cosas fáciles. Periódicos publicaban artículos y caricaturas satíricas sobre su labor y utilizaban nombres despectivos como “Fort Lipstick”. En ocasiones llegaron a ridiculizar a sus maridos con escenas de un hombre cosiendo la ropa para su esposa.  Las propias familias de las candidatas tampoco las apoyaban en muchos casos al considerar inmoral que llevasen a cabo tareas que hasta el momento estaban reservadas a los hombres.

Tras esto, en enero se promulgó una ley para que formasen parte del ejército pero no entro en vigor hasta septiembre del 1943. Aun así, en un folleto de reclutamiento de enero de ese año ya se decía que el WAAC es un “cuerpo femenino con uniforme y disciplina militar -no combatiente- dentro del ejercito”. En estos meses se produjeron una serie de cambios como acondicionamiento de los cuarteles, uniformidad…La fase de reclutamiento pasa a estar dirigido y controlado por el propio servicio que cambia su nombre de WAAC a WAC, eliminando de las siglas la palabra “auxiliar”, momento en el que finalmente las reclutas comienzan a recibir mismo salario, rango y prestaciones que sus homólogos masculinos.

4-Explícanos cómo eran seleccionadas y si recibían algún entrenamiento.

Los requisitos mínimos eran bastante sencillos: tener entre 20 y 44 años (aunque más tarde se amplió hasta los 49), nacionalidad estadounidense, tener buena forma física, estudios básicos y si tenían hijos, que no fueran menores de 14 años.

A partir de aquí, tras unas pruebas físicas y mentales eran admitidas y comenzaba su entrenamiento. Estos se llevaban a cabo en los centros específicos que se crearon para ello. Fueron hasta seis, pero al final solo se mantuvieron en activo dos (Fort des Moines Y Fort Oglethorpe)

El entrenamiento duraba unas 6 semanas (igual que el masculino) y tras él, había dos opciones dependiendo de las cualidades y actitudes de cada una; o ser enviada directamente a su nuevo trabajo, o enviarla nuevamente a un centro de entrenamiento específico, entrenándose entre otras 5 a 12 semanas más.

5-¿Fueron condecoradas por su labor?

Sí, muchas de estas mujeres recibieron medallas por su labor como cualquier soldado. Por ejemplo, la propia Oveta fue la primera mujer que recibió la medalla por Servicios Distinguidos en 1945.

Durante la guerra se otorgaron a estas mujeres condecoraciones como la Estrella de Bronce, Corazón Púrpura (se le entregó a las heridas en los bombardeos de Londres), Legión de Honor entre otras, asi como de distintas campañas en las que participaron como la del Pacífico, la Americana, África…

Aparte de esto, en 1943 se creó la Medalla de Servicio del WAC, que se les otorgaba por sus meritos dentro de la sección.

6-También existían otras organizaciones similares a las WAAC que dieron respaldo a las fuerzas armadas estadounidenses. Háblanos brevemente de alguna.

Al principio mencionamos al WAC (WAAC) como un servicio de lo que vendría a ser el Ejército de Tierra, compartía efectivos con los cuerpos del Aire, pero además del personal auxiliar contaban con pilotos (WASP).El servicio de guardacostas (USCG) denominó a su servicio femenino como SPARS, el USMC (marines) contaban con su Marine Corps Women’s Reserve y el servicio de la Reserva Naval (la Armada) contaba con las WAVES. Por referenciar brevemente a este servicio: se crea el 30 de mayo de 1942 y las primeras voluntarias fueron asignadas a los sistemas de comunicación de la marina, pero no tardaron en cubrir otros puestos como el de controlador aéreo o taquillera- mesera del servicio de intendencia (incluso en los puestos de intendencia dentro de los buques y portaaviones). Al finalizar la guerra la Marina ofrecía 38 oficios especializados en el WAVES. A partir de 1943 se empieza a otorgar y categorizar rangos oficiales y se calcula que en 1944 cerca del 80% del trabajo administrativo era llevado a cabo por ellas. Se ha calculado que en la Sede Central de Operaciones de la Armada en Washington D.C (El Cuartel General de la Armada, para entendernos) el 75% del personal estaba formado por personal auxiliar femenino.

7-Como recreadora histórica, ¿qué es lo que te llevó a encarnar a una WAC?

Si tu vas a cualquier evento de recreación, vas a encontrar mujeres uniformadas de ANC, pero de WAC es bastante más difícil. Personalmente es algo que me apena porque mucha gente no tiene en consideración la labor tan importante que llevaron a cabo estas mujeres (sin desmerecer en absoluto otras unidades femeninas).

Demostraron que a pesar de todos los obstáculos que se encontraron, estaban capacitadas para realizar tareas que sólo dejaban a los hombres y que ellas participaron activamente en el conflicto, ayudando a la Victoria.

 

Fotografía: Joseph Graham

Visto 430 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.