Blog
(2 votos)

Von Luck y su hazaña en la Operación Goodwood

Cuando pensamos en Normandía, nuestra mente viaja directamente hacia escenarios clásicos como la playa Omaha. Imaginamos a los aliados avanzando entre los arenales pereciendo bajo un intenso fuego de ametralladora y morteros mientras los heridos se acumulan entre las dunas y los obstáculos antitanque. Pero hoy voy a contaros una historia lejos de esos escenarios tan manidos. Esta anécdota tuvo lugar en el sector británico de la invasión de Normandía.


En julio de 1944, el mariscal Montgomery y sus tropas batallaban en las proximidades de Caen. Las fuerzas británicas encontraban una oposición muy obstinada y Montgomery planeó la Operación Goodwood para romper el estancamiento.


La ofensiva británica comenzó el 18 de julio de 1944. Un fuerte bombardeo dio comienzo al ataque. A continuación se lanzaron al ataque tres divisiones blindadas, que eran las encargadas de liderar el avance.


Entre los alemanes encargados de la defensa del sector oriental de Normandía se encontraba el coronel Hans Von Luck, encuadrado en la 21ª División Panzer. Mientras los británicos trataban de perforar las defensas alemanas, Von Luck acudió a inspeccionar el frente.


Era evidente que las fuerzas de Montomery pretendían tomar Caen para seguir avanzando hasta París. Pues bien, Hans Von Luck no estaba dispuesto a ponérselo fácil. El 18 de julio de 1944, a lomos de su motocicleta se desplazó hasta llegar a una batería de cañones de 88 milímetros dirigida por un comandante de la Luftwaffe. Posteriormente, Von Luck divisó veinticinco tanques británicos de la División Acorazada de Guardias.


Von Luck informó al comandante de la batería de cañones de la presencia de los tanques enemigos y le indicó que debía disparar contra los blindados. El comandante alemán se negó alegando que un oficial de la Luftwaffe no aceptaba órdenes de la Wehrmacht y que sus cañones estaban allí para disparar contra los bombarderos, no contra los carros de combate.


El expeditivo Von Luck no aceptó las explicaciones del oficial de la Luftwaffe, por lo que desenfundó su pistola y encañonó al comandante de la batería. Von Luck le dijo al comandante de la Luftwaffe que podía ser un hombre muerto o ganar una medalla.


El oficial de la Luftwaffe no se lo pensó dos veces y apuntó sus cuatro cañones de 88 milímetros contra los tanques británicos. En menos de cinco minutos había logrado inmovilizar a veinticinco carros de combate.


La historia de Von Luck ilustra la tenacidad de la defensa alemana en Normandía y es un ejemplo que muestra el fiasco que supuso para los británicos la Operación Goodwood. Los británicos perdieron muchos tanques y hombres y no consiguieron dar el golpe decisivo en Normandía que tanto ansiaban. No obstante, en el flanco occidental, la Operación Cobra, llevado a cabo por tropas estadounidenses sí que logró la ruptura del frente que tanto necesitaban los aliados.

Visto 1423 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.