Blog

En mayo de 1940, los ejércitos alemanes, valiéndose de una nueva forma de hacer la guerra, conquistaban Europa occidental de manera arrolladora. Mientras tanto, Gran Bretaña se hallaba al borde de una catástrofe que amenazaba su supervivencia. En el reducido perímetro de Dunkerque permanecía la Fuerza Expedicionaria Británica, acorralada, con sus soldados desmoralizados en los arenales esperando subir a un barco de vuelta a Inglaterra.

Publicado en blog

En 1944 la situación militar de Alemania era francamente dramática. Los aliados, tras desembarcar en Normandía el 6 de junio de 1944, se habían abierto camino, liberando París y situándose a las puertas del Tercer Reich. En el frente oriental, las cosas tampoco marchaban mucho mejor. La Operación Bagration, lanzada por el Ejército Rojo en junio de 1944, había supuesto una calamitosa derrota para la Wehrmacht y las fronteras orientales alemanas estaban amenazadas por los colosales ejércitos soviéticos. Tratando de dar un vuelco a la guerra, el Führer propuso un contraataque.

Publicado en blog