Blog
(1 Voto)

"Desertores", tres historias humanas en la Segunda Guerra Mundial

El Alamein, Normandía o el bosque de Hurtgen fueron escenarios en los que muchos soldados aliados alcanzaron su límite y tomaron la determinación de desertar. Esta es la historia de más de 150.000 hombres que desertaron de las filas de los ejércitos aliados para escapar de los horrores de la guerra.

A través de tres soldados: dos estadounidenses y uno británico, Charles Glass, en su obra "Desertores: una historia silenciada de la Segunda Guerra Mundial" pone rostro a combatientes que, hastiados de la guerra, decidieron abandonar la línea del frente. En contra de la creencia de muchos generales de la época, no era cobardía, pues muchos, como Alfred Whitehead, fueron hombres temibles en combate, pero que ante el continuo coqueteo con la muerte y los horrores diarios de la guerra, sucumbieron a la fatiga de batalla.


Glass nos acerca a las prisiones por las que pasaron estos hombres, así como también narra el trato cruel que recibían por parte de sus guardianes. Entre las conclusiones que pueden extraerse de la obra de Charles Glass, encontramos que si los mandos aliados hubiesen sido conscientes de lo que suponía la fatiga de combate y se hubieran preocupado por tratarla, se hubieran ahorrado muchos casos de deserción.


El camino de hombres como John Bain nos llevará al aterrador espectáculo que supuso la guerra en el norte de África, a ser testigos de la dureza de las condiciones de vida del desertor que permanecía encarcelado en los Barracones Mustafá y a los encarnizados combates en Caen. Por el contrario, el soldado Steve Weiss, abandonará las filas del ejército estadounidense para servir con valentía y distinción en la Resistencia Francesa y posteriormente será condenado por deserción.


¿Y quién iba a decir que un soldado condecorado como Alfred Whitehead iba a desertar? Tras combatir en Normandía en las filas de la 2ª División de infantería, Whitehead escapó de la disciplina militar para convertirse en un temible gánster en el París de la Segunda Guerra Mundial.


Más allá de los tres soldados, “Desertores” explica cómo actuaba la justicia militar ante los casos de deserción, pasando por la ejecución del soldado Eddie Slovik, el único estadounidense fusilado en la Segunda Guerra Mundial por desertar. Charles Glass nos muestra unos tribunales militares eran implacables en la aplicación de los códigos militares y la única respuesta que encontraban estos soldados, muchos de los cuales padecían neurosis de guerra, era la cárcel.

Aunque de vez en cuando, la urgencia de la guerra, les brindaba una oportunidad de salir de la prisión y ganarse la libertad, todo ello regresando al infierno que era la línea del frente, haciéndoles reencontrarse con sus peores demonios.


Por ello, recomiendo fervientemente la lectura de “Desertores”, una obra que aborda en profundidad el desgaste mental del soldado, las causas que les impulsaron a abandonar sus unidades, su amargo destino en las prisiones militares y el modo en que la justicia militar aliada castigaba con gran dureza a estos soldados.

Visto 267 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.