Blog
(5 votos)

La increíble historia de "Don Juan", el partisano croata que se fugó a Mar del Sud

Solo se escucha el sonido de las olas al romper contra la costa. El sol aprieta, abrasando la piel de los turistas que, tras darse un baño en las playas de la tranquila localidad de Mar del Sud, buscan un lugar donde comer. Un letrero que reza “Bienvenidos, restaurant. Makarska, comidas croatas”, capta su atención. Los turistas se adentran en el restaurante, toman asiento en el comedor, decorado con el rojo, blanco y azul de la enseña croata. Echan un vistazo a la carta y piensan en pedir un buen “goulash”. Pero lo que no saben es que el restaurante Makarska tiene una apasionante conexión con la Segunda Guerra Mundial.

Precisamente, el cineasta y escritor Laureano Clavero, fue el encargado de desvelar el secreto que esconde el restaurante Marlaska y su fundador, Jovan Rusendic. Como parte del trabajo del libro Segunda Guerra Mundial 10 historias apasionantes, Laureano descubrió las increíbles vivencias de Jovan Rusendic o “don Juan” al contactar con la mujer de Jovan, Isabel Munge.

El cineasta y escritor Laureano Clavero posa con un ejemplar del libro "Segunda Guerra Mundial 10 historias apasionantes".


Para que todo tenga sentido hay que retroceder en el tiempo, cuando el antiguo y difunto dueño del establecimiento, Jovan Rusendic, conocido como “Don Juan”, nació en 1927 en el pueblo costero de Veliko Brdo, en Makarska (Croacia).


Al igual que millones de personas, la vida de Rusendic se vio afectada por el estallido de la Segunda Guerra Mundial. En 1941 la guerra se extendió a los Balcanes y Yugoslavia quedó bajo la bota nazi del Tercer Reich. Al frente del nuevo estado títere quedó el dictador Ante Pavelic. Y cómo no, este acontecimiento tuvo importantes consecuencias sobre la familia Rusendic.


El hermano de Jovan, Nedjenko, se incorporó a la organización pro nazi “Domobran”, para terminar uniéndose a los temidos “ustachas”, un grupo marcadamente racista y nacionalista.


La suerte de Jovan fue muy distinta, pues no quería continuar con su familia trabajando la tierra. Tenía un gran anhelo por estudiar. No obstante, su padre no compartía sus proyectos de futuro. Desafiando la voluntad de su padre, Jovan escapó a las montañas de Biokovo. Allí pasó a engrosar las filas de los partisanos comunistas de Tito, que combatían a los alemanes, a los italianos, al NHD y a los “chetniks”.


Como partisano, Jovan trabajó como mensajero, lo que le llevó en muchas ocasiones a cruzar las líneas enemigas. Pero las tropas de ocupación no eran el único enemigo, pues en una ocasión estuvo a punto de morir en la nieve. Por fortuna, sus compañeros, conscientes de su demora, salieron en su búsqueda y le encontraron temblando de frío entre la nieve.


Por fin en 1944, con los países del Eje perdiendo la guerra, los hombres de Tito lograron liberar Makarska y Jovan se reencontró con su padre. Sin embargo, el fin de la Segunda Guerra Mundial en 1945 no terminó con las preocupaciones del valiente Jovan. Y es que, Jovan era consciente de los peligros que significaba vivir bajo un régimen comunista.


Así pues, “Don Juan” planeó escapar de Yugoslavia enrolándose en la Marina Mercante. Al arribar a Buenos Aires se encontró con una Argentina que se había convertido en lugar de refugio para muchos europeos. No obstante, la fuga de Jovan constituía un acto de traición que se pagaba con la muerte.

El barco a bordo del cual llegó "Don Juan" a Argentina.


Las autoridades y argentinas comenzaron a buscar a Jovan, que se hallaba en un país desconocido y sin hablar ni una palabra de castellano. “Don Juan” había caído en un grupo de acusados, su situación era desesperada. Solo la intervención del presidente argentino Juan Domingo Perón le permitió salvar la vida. Ahí quedan las palabras del mandatario argentino “¡Búsquenlo, pero no lo encuentren!”


Con argentinos y yugoslavos desistiendo en la búsqueda de Jovan después de un año, éste logró regularizar su situación en el país. Tras conseguir trabajo y una vida estable, Jovan se casó con otra mujer croata, Isabel Munge. Posteriormente, el matrimonio regentó el restaurante Club Cultural Croata Argentino, en el barrio bonaerense de Belgrano. La gastronomía croata empezaba a expandirse con gran éxito entre la población argentina. Pero el dinero que obtenían no era suficiente para mantener a toda la familia, por lo que abrieron una rosticería.

El restaurante croata Mar Adriático, abierto y regentado por Jovan Rusendic.

Jovan Rusendic junto a su mujer, Isabel Munge en el restaurante Mar Adriático.


En la década de 1970, Jovan aquejado de enfermedades de los nervios, aconsejado por su médico, terminó por trasladarse a un lugar más apacible. Aquel enclave era Mar del Sud, una localidad que contaba con unos cien habitantes, con las calles sin pavimentar, sin agua corriente, ni comunicaciones telefónicas y con un deficiente suministro eléctrico. Precisamente sería Jovan quien se encargase de que Mar del Sud pudiera disponer de su primer teléfono.


En la tranquila Mar del Sud, Jovan volvió a ganarse la vida con la apreciada gastronomía croata, abriendo el restaurante “Los pinos” que, posteriormente, sería rebautizado como “Makarska”.

"Don Juan", el respetado y apreciado vecino de Mar del Sud en el restaurante "Makarska".

Isabel Munge, esposa de Jovan Rusendic. Gracias a ella, Laureano Clavero pudo descubrir la conmovedora historia que había tras el restaurante Makarska.


El respetado Jovan o “Don Juan”, se implicó notablemente en el desarrollo de la localidad de Mar del Sud, consiguiendo junto con sus vecinos que se pavimentasen varios kilómetros de la carretera que enlazaba Mar del Sud con la ciudad de Mar del Plata.


Fallecido un 15 de enero de 2015, el legado de Jovan en Mar del Sud es el restaurante Makarska. Así pues, más allá de un buen “goulash”, el restaurante Makarska guarda una entrañable historia que merece ser conocida.

¿Quieres saber más sobre el partisano croata que se fugó a Argentina? Hazte con tu ejemplar de "Segunda Guerra Mundial 10 historias apasionantes" en la web de Ediciones Oblicuas y en Casa del Libro. También puedes encontrar más información en el Blog del Mar del Sud y Centinela del Mar.

Visto 816 veces

comentario ( 1 )

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.