Blog
(1 Voto)

Cuando Patton abofeteó al soldado Bennett

En 1943, tras vencer a los ejércitos del Eje en África, las tropas aliadas desembarcaron en Sicilia. Dos comandantes protagonizaron la campaña de Sicilia: el estadounidense George S. Patton y el británico Bernard L. Montgomery. Hoy os contaré cómo las bofetadas que Patton propinó a uno de sus hombres le costaron ser temporalmente apartado del mando.

Patton es considerado uno de los mejores generales de la Segunda Guerra Mundial, sus maniobras de combate y sus tácticas en el campo de batalla son dignas de admiración. Sus elocuentes citas han quedado para la Historia y muchos coinciden en que era el mejor comandante que tuvieron los aliados. En las páginas de los libros de Historia quedan sus fulgurantes avances en Normandía o su espectacular maniobra para rescatar a la asediada 101º División Aerotransportada en Bastogne. Sin embargo, Patton protagonizó dos lamentables incidentes en Sicilia que ensombrecieron su reputación.

Entre julio y agosto de 1943 las fuerzas aliadas se encontraban inmersas en la invasión de Sicilia. La campaña provocó la destitución del dictador italiano Mussolini, mientras Patton y Montgomery se enzarzaban en una carrera por ser los primeros en llegar a la ciudad de Messina. Patton, presionado por su rivalidad con Montgomery y consciente de lo difícil que estaba siendo llegar hacia Messina, se encontraba visitando a los heridos en los hospitales de campaña.

En su visita al hospital, la atención de Patton se dirigió hacia el soldado Kuhl, de la 1ª División de Infantería. Kuhl estaba hospitalizado y se le había diagnosticado neurosis de guerra. Patton no veía con buenos ojos a quienes sufrían fatiga de batalla y preguntó al soldado qué estaba haciendo allí y dónde le dolía. Kuhl contestó que no podía aguantar, que estaba nervioso. Un furioso Patton estalló en insultos contra Kuhl y lo sacó a rastras del hospital, culminando la humillación propinándole una patada con sus botas de montar. Resultó que Kuhl padecía malaria, sufría diarrea crónica y estaba bajo los efectos de la fiebre. No obstante, éste no iba a ser el último incidiente de esta clase protagonizado por Patton.

Días después, en otra visita de Patton a los hospitales de campaña, el general se topó con el soldado Bennett. Los ojos del general se posaron sobre Bennett, quien se hallaba en un estado febril y sufría deshidratación. El soldado temblaba como una hoja. Cuando Patton preguntó qué le pasaba al soldado, Bennett respondió que eran los nervios. Lleno de ira, Patton profirió un torrente de exabruptos contra Bennett y le abofeteó. Sin embargo, la noticia del incidente, terminó por llegar al general Eisenhower, el comandante supremo de los aliados.

Patton fue obligado a disculparse públicamente por su comportamiento ante los soldados de la 1ª División de Infantería y fue temporalmente relevado del mando. El general tendría que esperar hasta la campaña de Normandía en 1944 para volver a ocupar un mando de combate al frente del III Ejército de Estados Unidos.

Visto 1024 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.