Blog
(1 Voto)

Fuerzas canadienses en Europa

Las tropas canadienses, como parte de la Commonwealth, desempeñaron un importante papel en la Segunda Guerra Mundial. Poco después de la invasión alemana de Polonia en 1939, los canadienses se unieron a Francia y Gran Bretaña y le declararon la guerra a Alemania. Es conocida también la defensa que hicieron los canadienses de Hong Kong en 1941 y el terrible sacrificio al que se enfrentaron un aciago 19 de agosto de 1942 en el desembarco en Dieppe. Por otra parte, la 1ª División de Canadá tuvo un importante papel en la invasión aliada de Sicilia en 1943, así como también se desempeñaron con gran maestría en la conquista de la penínusla itálica. Sin embargo, merece la pena recordar su notable contribución en la liberación de Europa Occidental.

El 6 de junio de 1944, el Día-D, la 3ª División de Canadá participó en el desembarco de Normandía conquistando la playa Juno. Posteriormente se dirigieron hacia la localidad francesa de Caen. A continuación desembarcó el 2º Cuerpo de Canadá y entre los meses de junio y julio se vieron involucrados en duros combates entorno a la ciudad de Caen. La lucha fue particularmente salvaje debido a que la 12ª Divsión de las SS se encontraba en la zona y luchaba con un salvajismo aprendido en el frente ruso. No había piedad entre los canadienses y los soldados de las SS. El odio era recíproco y ambos bandos se emplearon con saña.También en Normandía, un batallón canadiense formó parte de la 6ª División Aerotransportada británica, que se encargó de proteger el flanco oriental de la invasión.

El 1º Ejército canadiense terminó por quedar integrado en el 21º Grupo de Ejércitos del mariscal Montgomery. Ya durante la batalla de la bolsa de Falaise, los canadienses ocuparon uno de los flancos que trataron de cercar a las fuerzas alemanas. En Falaise la victoria cayó de manos de los aliados y se hicieron decenas de miles de prisioneros, sin embargo, buena parte de las tropas alemanas lograron escapar.

A medida que los aliados se internaban en Francia, los canadienses se encargaron de avanzar hacia el norte, liberando en septiembre ciudades como Dieppe, Boulogne y Calais. Posteriormente entraron en Bélgica y en la batalla por el estuario del escalda derrotaron a una importante fuerza alemana, lo que a la postre permitiría abrir el puerto de Amberes para su utilización por parte de los aliados.

En 1945, en los meses de febrero y marzo los canadienses tomaron parte en la campaña del Rhin, destacando en la liberación de Holanda y contribuyendo en la invasión de Alemania.

Aunque los canadienses no aportaron un número de hombres tan elevado como los estadounidenses, resultaron una pieza fundamental en la victoria aliada en Europa. Sus contingentes ayudaron a mantenerse en pie a Gran Bretaña en los momentos en los que se había quedado sola en Europa y fueron partícipes de notables hazañas en los campos de batalla europeos. La inteligencia, la juventud y el valor del soldado canadiense siempre fue apreciada por sus aliados británicos y estadounidenses. Allí donde se les necesitó, los canadienses siempre dieron la cara e incluso en días oscuros como Dieppe, dieron lo mejor de si mismos por la causa aliada.

Visto 477 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.