Blog
(10 votos)

MacArthur, un general mediático

En la Segunda Guerra Mundial, los generales gozaban de una gran popularidad. Quienes comandaban grandes ejércitos eran vistos como si hoy en día fuesen grandes estrellas de cine. Se escribían ríos de tinta sobre los líderes militares y generales como Eisenhower, Montgomery, Clark, Patton o MacArthur eran el objetivo de los relampagueantes flashes que brotaban de las cámaras de los fotógrafos. Pues bien, voy a hablaros de uno de esos mediáticos generales: Douglas MacArthur.


Conocido por sus campañas en Nueva Guinea y las Filipinas, Douglas MacArthur nació en 1880 en Little Rock, Arkansas. MacArthur provenía de una familia de militares, pues su padre, Arthur MacArthur, había sido un héroe de la guerra de secesión estadounidense, que alcanzó el rango de teniente general y sirvió con distinción en la batalla de Chattanooga en 1863.


Douglas MacArthur tuvo una excelente trayectoria a su paso por la Academia Militar de West Point, lo que le supuso graduarse con sobresaliente en 1903. Posteriormente, entró a formar parte del Cuerpo de Ingenieros y destacó en la expedición estadounidense contra México.


Llegada la Primera Guerra Mundial, MacArthur terminó combatiendo en Francia, donde se distinguió por su valor. Entre 1919 y 1922 se encargó de modernizar a las fuerzas estadounidenses en calidad de superintendente de West Point.


MacArthur era un general muy mediático, por lo que solía rodearse de una cohorte de periodistas, fotógrafos y un amplio estado mayor. La imagen de MacArthur, con sus gafas de sol, su pipa de mazorca de maíz y su característica gorra dio la vuelta al mundo.


Tras el ataque japonés a Pearl Harbor efectuado el 7 de diciembre de 1941, MacArthur se encontraba al mando de las defensas en las Islas Filipinas. Precisamente, durante la defensa de las Filipinas, MacArthur no estuvo especialmente brillante y sus tropas, compuestas por estadounidenses y filipinos, tras una empecinada resistencia, terminaron por capitular ante los japoneses.


Obedeciendo las órdenes del presidente Roosevelt, MacArthur abandonó las Filipinas. El abandono de las Filipinas fue doloroso para MacArthur, que prometió volver. Su destino fue Australia, donde tomó el mando de las fuerzas aliadas en el sudoeste del Pacífico.


A continuación, MacArthur se encargó de dirigir la campaña de Nueva Guinea, que permitió evitar la invasión japonesa de Australia. Posteriormente, entre octubre de 1944 y julio de 1945, cumpliendo su promesa, regresó a las Filipinas al frente de un ejército bien equipado y con la moral elevada. Precisamente, la liberación de las Filipinas le reportó una gran notoriedad y prestigio internacional.


Tal fue la reputación de MacArthur, que el general que liberó Filipinas fue el encargado de aceptar la rendición japonesa a bordo del acorazado Missouri el 2 de septiembre de 1945. Una vez finalizada la guerra, MacArthur se desempeñó como un eficiente administrador del Japón ocupado. Entre otras medidas, MacArthur permitió la libertad de prensa y educación, así como también garantizó el derecho al voto de la mujer.


En 1950, con la llegada de la guerra de Corea, fue nombrado comandante en jefe de las fuerzas de Naciones Unidas, logrando memorables victorias como el desembarco en Inchón. Sin embargo, las tropas chinas lanzaron una contraofensiva y las fuerzas de Naciones Unidas se vieron obligadas a replegarse. MacArthur, que era un ferviente anticomunista propuso utilizar bombas atómicas contra los chinos, acción que desaprobaba el presidente Truman. El veterano general, disgustado con la respuesta del presidente, criticó duramente a Truman, lo que provocó su destitución el 11 de abril de 1951.


El 5 de abril de 1964 terminó falleciendo en Washington a la edad de 84 años.

Visto 477 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.