Blog

Rubén Villamor nos traslada a episodios desconocidos de la Gran Guerra en su libro La Primera Guerra Mundial en el Pacífico

La Primera Guerra Mundial se asocia con un conflicto marcado por sangrientos enfrentamientos en las trincheras. Inmediatamente, el conflicto se asocia con escenarios como Verdún, El Somme o Passchendaele. Sin embargo, lejos de Europa, el gran reñidero de la contienda, en el Pacífico, se libraron enfrentamientos de menor envergadura, pero no por ello irrelevantes. Y es que, el historiador Rubén Villamor, tras un minucioso trabajo de documentación, ha llevado a cabo un magnífico ensayo en su obra “La Primera Guerra Mundial en el Pacífico”.

Ataque nocturno sobre Bruneval, los paracaidistas británicos roban el radar de Hitler

Con Europa en manos de los nazis, una de las pocas alternativas que les quedaban a los aliados eran los bombardeos aéreos. Sin embargo, a finales de 1940, el número de bombarderos derribados por los alemanes aumentó de manera preocupante. Era evidente que los alemanes disponían de una tecnología que les permitía detectar a los aviones británicos.

La Ejecutiva de Operaciones Especiales (SOE) y sus peculiares artilugios

La derrota militar de Francia en 1940 dejó sola a Gran Bretaña. Tal era el poderío militar alemán en Europa que los británicos, por sí solos, no podían derrotar al Tercer Reich en el viejo continente. Así pues, para desafiar a las poderosas fuerzas alemanas se llevaron a cabo campañas de ataques aéreos, incursiones con comandos y se creó la SOE (Special Operations Executive).